?

Log in

No account? Create an account
Las hazañas de la joven Ten Brinken — LiveJournal [entries|archive|friends|userinfo]
tenbrinken

[ website | My Website ]
[ userinfo | livejournal userinfo ]
[ archive | journal archive ]

1994 [Jul. 30th, 2006|09:46 pm]
tenbrinken
[mood |cynicalcynical]
[music |16 Horsepower-Bad Moon Rising]

Si alguien, pongamos Cisne Negro (http://cisne.blogspot.com/) te hace prometer que escribirás los recuerdos de un año vivido -consulten su página para saber cómo y porqué- y hace años que decidiste que recordar cualquier cosa posterior a 1920 es de un mal gusto insoportable, lo único que puedes hacer es evocar el momento en que llegaste a esta conclusión, es decir, 1994. Así que...

...en 1994, yo era Marco Antonio viendo como Dionisios se alejaba de Alejandría, abandonándome y sumiéndome en la catástrofe. Jamás había padecido tal metamorfosis, ni había entendido mejor un poema y jamás he visto con tal claridad cómo lo escrito y lo leído se entreteje y acaba decidiendo lo que hacemos. Pero no nos pongamos mistéricos y aclaremos los hechos: ese año, como tantos años, gané un premio en uno de esos insulsos literarios que todas las escuelas organizan y a los que una tenía que presentarse velis nolis, con gran pereza y aburrimiento... porque no, damas y caballeros, yo no tengo ninguna vocación de escritora –ya que tantos me lo preguntan- es sólo que me acomete una locuacidad inmensa para explicar lo que he leído, y escribo porque hasta que no controle las artes de la dominación mental –que todo llegará- no tengo otro remedio. Majaderías aparte, con el dinero escaso de ese premio compré dos libros: La Divina Commedia, de Dante y las Poesías Completas, de Kavafis. Y ahí es donde me leí a mí misma y me di cuenta de que yo era Marco Antonio:

Cuando de pronto a media noche oigas,
pasar una invisible compañía,
de grandes voces y músicas maravillosas,
tu suerte que declina, tus obras fracasadas,
los planes de tu vida que resultaron errados
no llores vanamente.
Como hombre preparado desde tiempo atrás,
Como un valiente
Di adiós a Alejandría que se aleja.
No te engañes
No digas que fue un sueño
No aceptes tan vanas esperanzas
Como un hombre preparado desde tiempo atrás
Como un valiente
Como corresponde a quien de tal ciudad fue digno
Acércate con paso firme a la ventana
Y escucha con emoción –no con lamentos
Ni ruegos débiles- como último placer
Los sones, la música exquisita
De esa tropa divina
Y di adiós a esa Alejandría
Que pierdes para siempre.

Toda un vida sin pensar en Dionisios y acordarse cuando te abandona, qué desgracia... y había señales por todos lados. Si ver a Tom Cruise haciendo de vampiro en Entrevista con el vampiro (1994) no es signo de que los dioses te han abandonado... que baje dios y lo vea (nunca mejor dicho) o escuchar en todos los locales alternativamente a Blur y Oasis taladrando los tímpanos ¿acaso eso no es una señal de que no se goza del favor divino? Y qué me dicen de aguantar la banda sonora de Cuatro bodas y un funeral...(Love is all around, pppprghhhhh) y la película en sí misma? Señales, todo señales, la más grande de todas el codazo de Tassotti a Luis Enrique en el España-Italia de cuartos, cómo no, del mundial de EE.UU. Augurio funestísimo.

Sea como sea, como en aquel entonces ya era una dama decidida, llegué a la conclusión de que si Dionisio me negaba sus favores, habría que recuperarlos... y eso, todo el mundo lo sabe, sólo se consigue rindiéndole culto y convirtiéndose en Ménade.





Y a eso me dediqué, a despedazar lo que encontraba al paso...y he de reconocer que hubo un momento en que creí que funcionaba: Roberto Baggio fallando el penalti decisivo en la final (ah todavía me aflora la sonrisa cuando lo recuedro). Pero bueno, a los dioses no se les recupera fácilmente, espejismo y vuelta a empezar con garras renovadas. Normal, pues, que cuando por primera vez me encontré al Golem, en 1994, sí, ni me hablara. Más tarde confesó que le daba miedo. Él sí que era listo, por eso lo convertí en Golem, claro, porque puestos a tener uno... que sea listo (aunque luego ya sabemos lo que hacen los Golems listos, se van a Japón y te dejan sin asistencia ninguna ¬¬)

En fin, 1994, sí, ¡qué dramático es uno cuando es joven, manchándose las pezuñas de sangre sólo porque decide escenificar un poema!. Fue el único fallo de toda la historia: pecar de espontaneidad, por lo demás... convertirse en Marco Antonio y en Bacante por turnos era una reacción realmente digna a las circunstancias. Yo entonces no lo sabía, pero acababa de descubrir que el dramatismo sólo es interesante cuando es puramente artificial lección, niños y niñas, que no deben olvidar... porque aunque ya hace tiempo que deje de celebrar las dionisíacas, la furia nunca se olvida en estos casos ...


PS. Y, queridos, no sufran, que esta acumulación de memorias personales es totalmente excepcional y volveré inmediatamente a ese tono científico y desapasionado que tanto me caracteriza ;) Pero eso será cuando estas temperaturas infernales me lo permitan. A sus pies.
link14 comments|post comment

Todo está escrito [Jul. 24th, 2006|03:14 pm]
tenbrinken
[mood |lethargiclethargic]
[music |The Wake-Control]

Hace cierto tiempo, le prometí a Cisne Negro que haría una entrada sobre las lecturas de mi infancia mandrangoril. Hoy, aprovechando que me intenta arrebatar otra promesa de carácter journalífero, cumplo la antigua mientras medito si me comprometo a la nueva... en fin, queridos, que soy una roedor de biblioteca no es novedad para ninguno de los presentes. Sí, me he pasado toda la vida leyendo, por obra y gracia de mi progenitor, que me regalaba libros y más libros. De hecho, uno de los pocos recuerdos de la infancia es aguardar a que él llegara de Barcelona trayendo libros. Recuerdo algunas piezas de una colección horripilante de Bruguera; horripilante en la forma: libros de colorines estridentes que todavía asocio a sus títulos y que todavía duermen en las estanterías de la casa de mis ancestros.

Veamos: naranja, "Cuentos del lunes", de Alphonse Daudet; amarillo canario, "Las minas del rey Salomón", de H. Rider Haggard; verde hoja, "Los últimos días de Pompeya", de E.G. Bulwer-Lytton; ¿naranja o amarillo?, "El enano negro", de Walter Scott. Lo que es la memoria... De Walter Scott también recuerdo "La flecha negra", en otra colección, y supongo que la Guerra de las dos Rosas siempre ha sido mi guerra favorita por haber leído ese libro tantas y tantas veces... ¿Y cómo olvidar las andanzas de la Pimpinela Escarlata, escritas por la Baronesa d'Orczy? Otra de las lecturas que revisité una y mil veces, y a la que supongo también le debo mirar con buenos ojos el Terror.

Pero vayamos al meollo, mi verdadera pasión infantil, la que eclipsaba a todas las demás era esta:





Bueno, no este libro en particular (pero ¿cómo resistirse a colgar esta portada?), sino el autor. Yo era devota, enfervorizada e incansable lectora de Emilio Salgari. Con nueve o diez años ahorraba el dinero que costaban los libros de una colección también atroz, de tapa blandengue y verde y editada ladinamente de modo que dejaba los libros a medias obligándote a comprar el siguiente y el siguiente y el siguiente. Yo creo que es la única colección que he hecho y acabado en mi vida.

La verdad es que todo se debía a una cuestión sentimental: yo estaba enamorada del Corsario Negro, así de simple. Pero además, es que los libros tenían todo lo que hay que tener: piratas, aventuras, tramas retorcidas, una archinémesis, Wan Gould, que era un villano como Dios manda, unos secundarios fantásticos –el vascofrancés Carmaux y el hamburgués Wan Stiller-, más piratas, corsarios, bucaneros, filibusteros... ah, ¡cuando recuerdo cómo toda una escuadra pirata, con los grandes de la Tortuga, Pierre el Olonés a la cabeza, se lanzan contra Maracaibo... todavía me emociono! Y el Rayo, el Rayo... casi me da un pasmo cuando es destruido.






También estaba Sandokán, claro... misma estructura, tramas parecidas... ambientado en las selvas asiáticas. Pero, bueno, a mí me gustaban más las Antillas, qué le vamos a hacer. Prefería las aventuras del Capitán Tormenta, luchando heroicamente en el asedio de Famagusta, defendiendo a la República de Venecia contra los otomanos. Lástima que la serie era bastante corta, pero no sólo aprendí las refinadas torturas que gastaban los otomanos –ahí aprendí el significado exacto y las variantes del término empalar, amén de diferentes técnicas de desuello-; quedó el recuerdo de la mala malísima Haradja y de una heroína, porque sepan ustedes que el Capitán Tormenta no era capitán sino capitana... y claro, algo de esa fascinación debe quedar cuando me voy encontrando heroínas literarias disfrazadas de señor y me entusiasmo.

Viéndolo en perspectiva, se podría hacer una lectura psicoanalítica bastante convincente de porqué el señor Tenbrinken siempre viste de negro; mejor dicho, de porqué alguien vestido de negro se convirtió en señor Tenbrinken. Será cierto que los amores de la infancia nunca se olvidan. Pero sobre todo, viendo la abundancia de escritores de finales del XIX y principios del XX que hay en esta lista...casi da miedo pensar qué período he acabado trabajando... Y es que ya lo dice el refrán: todo está escrito.
link2 comments|post comment

Bloody, dead and sexy... pero sobre todo, bloody. [Jul. 10th, 2006|09:24 pm]
tenbrinken
[mood |exhaustedexhausted]
[music |Shadow Reichenstein- Be my victim]






Tenbrinken & Amoelbarroco



Pues sí, jóvenes, esta es más o menos la estampa que ofrecimos mi insigne huésped amoelbarroco y yo misma al acabar la noche del sábado. Ella asombrada, horrorizada, noqueada por el alcohol (o algo así), espantada de ver a la fauna barcelonesa en todo su esplendor. He de decir que ya estaba bastante afectada antes de que cayera el sol, pues la obligué a observar ciertas fotos de cierto local innombrable que algún día... si tengo valor y suficiente capacidad de sacrificio yo misma les mostraré y comentaré.

Sobre mí... cederé la palabra al Barón, que lo ha descrito perfectamente: "No te bastaba con aquella preciosa estampa prerrafaelista para ahora deambular chorreando sangre por la boca por el Undead." Y es que vamos a peor, la situación induce a inflingirse autolesiones y llegará el día en que me veáis golpearme el cráneo contra las columnas (eso también lo ha vaticinado el Barón) sumida en la desesperación... mientras tanto, dejamos como nuevo hit nocturno el arrebato [(c)an]ibalesco que padecí. Sí, sí, escrito así para designar la contención máxima de mi Aníbal interior, llevada a tal extremo que conduce a autodevorarme a mí misma con toda la furia del can.

En fin, lo que ya sabíamos... que los conciertos, mejor en Madrid, gracias. Y no gloso la sentencia porque no es propio de una dama soltar más de siete improperios en una línea y los sobrepasaría sin duda. Eso sí, Bloody, dead and sexy estuvieron magníficos y mi querida algola hansaplasteando (tanz mit mier, tanz mit mier...) mejor aún. Pero aquí el concepto central de la noche es "bloody", por ellos y por mi sangre derramada en compensación de la que no se derramó y hubiera derramado gustosamente... estooo, me tono un tono mesiánico un tanto perturbado, así que mejor acabo aquí.
link12 comments|post comment

Más debilidades [Jul. 3rd, 2006|07:29 pm]
tenbrinken
[mood |lethargiclethargic]
[music |The Bolshoi-Giants]

Amigos, me doy perfecta cuenta de que más allá de la consigna en cada entrada de la música que deleita mis tímpanos en ese momento, no tengo excesiva tendencia a confesar mis manías melómanas...será porque las padezco a arrebatos o porque soy de naturaleza reservada... ehm...

Que me conste, sólo he confesado una bastante evidente; ya saben, polvo del desierto y guardapolvos empolvados (así es la cosa, por paradójica que parezca). Pero atiendan:






GIANTS (Giants, 1985)
Everything looks red
Could the tide be turning?
Voices in my head
Paranoia burning
Paranoia burning
I don't feel safe
Things do not feel roomy
I can't save the waif
Giants they get to me
Turn another page
I take another bride
I don't need to act my age
'Cause god is on my side
Giants they get to me
Lock the door
Live in dread
Giants get you
In your bed
Lock the door
Live in dread
Giants get you
In your bed


Sea porque Aramcheck osó pincharlos mientras yo NO estaba en La Cripta -maldito ¬¬- y me despertó un ataque de añoranza, sea porque últimamente tengo pesadillas en las que los gigantes tienen forma de comisarios ministeriales, sea porque el calor me hace débil... también lo confieso:

Adoro a The Bolshoi. Amén.

PS. Y quien no se fíe de las pintas algo moñiles -vamos a admitirlo- de estos señores, escuchad tres veces esta canción, porque es de lo más inquietante, turbador y parecido a una pesadilla que ha dado la música de los ochenta. Amén, otra vez.
link6 comments|post comment

Anatomía patológica [Jun. 28th, 2006|05:26 pm]
tenbrinken
[mood |satisfiedsatisfied]
[music |Fields of the Nephilim-Dead but Dreaming]

¿Quién quiere ir al Museo de la Specola a observar los misterios del cuerpo humano o al museo Dupuytren para observar monstruosidades y anormalidades si te puedes largar a Madrid de fiesta el fin de semana? He aquí el






Glosario de cuerpos incógnitos


observados por la señorita Ten Brinken en las calles de la Villa y Corte durante su breve estancia; recopilados y anotados con riguroso método y ofrecidos una vez más ante ustedes en aras de la ciencia y el saber.

Cuerpos etilizados : véase algola (sin comentarios)

Cuerpos escurridizos : o cómo perdí la pista de tecniferio y ya no volví a verle más (Nota a pie: eres un maldito )

Cuerpos evanescentes : como su propio nombre indica haciendo_pompas es un recuerdo totalmente volátil en medio de La Cripta. Dispénseme; los señores Rata me suministraron brebajes alienadores y me convirtieron en su golem: no estaba muy cabal.

Cuerpos expuestos : visión práctica de la famosa ley Ten Brinken, que reza: si una falda mide menos de veinte centímetros y te agachas, se te van a ver los pololos; si los pololos están en cierto estado de precariedad a alguien le va a dar un pasmo. El cuerpo que experimenta la ley Ten Brinken es un cuerpo expuesto y ¡voto a Dios que me encontré con uno! (véase: cuerpos horrorizados, cuerpos cansinos, cuerpos parásitos y portugueses cansinos en general) (Testimonios documentados: el señor Mortimer Rata y la madre de Aparecida)

Cuerpos horrorizados : El señor Mortimer Rata y la madre de Aparecida al contemplar el cuerpo expuesto.

Cuerpos mutantes : o cómo el cisne (o sea Daniel Ribiat) se transforma y su victoriano plumaje es sustituido por unos pantalones dignos de un butanero, unas botas a lo Starsky y Hutch remendadas con precinto (Paco, ya lo dices tu siempre que un buen músico siempre usa precinto rojo!!!) y unas gafas de sol panorámicas. Hay cosas que una preferiría no ver...

Cuerpos parásitos : la misericordia de amoelbarroco se reveló como un enorme peligro potencial.

Cuerpos parlantes : esa eres tú, suicida_ ¿Será posible que lo único que recuerde de esa noche sea hablar contigo? Eso sí, no sé de qué... ya me pondrás al día de mis propias opiniones.

Cuerpos sujetos a la gravedad : ya nuestro amado Isaac Newton descubrió que los cuerpos eran atraídos por la fuerza de la gravedad; eso, en un plano aplicativo muy concreto quiere decir que si tienes el pelo muy largo y no te lo sabes cardar por más que uses dos botes de laca, no sube. La teoría de Newton no debió de llegar a Portugal. (Véase: cuerpos expuestos, cuerpos cansinos, cuerpos parásitos y portugueses plomizos en general)

Cuerpos teleñecos : cuando vaya a Valladolid ya os lo explicaré en detalle, con diagrama y esquema, como corresponde a todo aquél que siga el método del gran August Comte... pero resumiendo, sí, korngan y thexiiihour, cada día os parecéis más a Epi y Blas. (Véase: cuerpos etilizados)

Cuerpos yacentes : por fortuna, en esta ocasión, nadie obtuvo un documento gráfico de la señorita Ten Brinken entregada a Morfeo en medio de una magna fiesta; pero sí, os concedo permiso para lanzarme un guante y someterme a escarnio público por cometer tamaña indignidad, aunque por otra parte...saben (o deberían saber) sobradamente que en mis expediciones nocturnas cometo todo tipo de rarezas de esta índole.







Ejemplo de cuerpo yacente más decoroso que yo misma


Y en fin, queridos, ya paro... porque mi locuacidad no tiene límites y hay tanto para contar que necesitaría, en verdad, una enciclopedia para dar cuenta de todos los prodigios y maravillas que pude observar en un evento tan epatante como la llegada de Cinema Strange a tierras ibéricas. Recuperaos de la resaca... si podéis ;)
link17 comments|post comment

Sísara [Jun. 10th, 2006|08:41 pm]
tenbrinken
[mood |indifferentindifferent]
[music |The Brides- Amputation Celebration]

No, queridos, esto no es una entrada sobre el Treffen... como tocaría por las fechas. No lo es porque no he ido: a mis manías concernientes a las aglomeraciones de gente, los festivales, los campos de ajos de Leipzig, etc. debe sumarse el hecho de que tenía un compromiso ineludible. Vamos, que tenía que estar en otro lado conferenciando.

Lo bueno de las conferencias es que, si están bien pagadas -y esta lo estaba- te alegran el mes y hasta el trimestre, cosa necesaria teniendo en cuenta las miserias de sueldos que te endosan las Universidades... eso explica que me haya pasado el curso conferencia arriba y abajo. Ejerciendo de conferenciante mercenaria, o algo así. Lo bueno es una cuestión crematística, digo, pero lo mejor es que te sirven de espejo: cuando alguien te invita a dar una conferencia quiere que hables de algo en particular, es decir, te haces a la idea de lo que tus colegas creen que son tus líneas de investigación... y los resultados son sorprendentes.

En mi caso, por una extraña coyuntura astral, nueve de cada diez personajes que me invitan creen que mi especialidad es la "femme fatale"... supongo que porque me paso más tiempo situada en 1890 que hoy día. La cosa tiene gracia porque debo hablar sobre la "femme fatale" y acabo hablando de Darwin, de Lombroso, de Havelock Ellis y de que en definitiva, las mujeres fatales no existen... y si existen y son reconocibles, son inofensivas. Una y otra vez les explico que la "femme fatale" es sólo una manera de leer ciertos textos... en el fin de siglo y que Judith era una heroína estupenda en la tradición bíblica hasta que a los señores finiseculares les empezó a parecer aterradora.

De hecho, las lecturas finiseculares de las heroínas bíblicas es asunto espinoso. Me fascina ver la predilección por unas y la "omisión" de otras, que dan para más pensamientos retorcidos, la verdad. A Salomé, por ejemplo, se la inventan, como el que dice, para obtener bonitas estampas de joven virginal abrazándose a una cabeza cercenada y a Herodías, que es bastante más pérfida... bien pocos le hacen caso. Y entre las "castradoras" ilustres, parece que no hay más que Judith, cuando hay una historia infinitamente mejor y con más material para que los varones victorianos malpensaran.

Es la historia de Sísara, uno de tantos enemigos de Israel, que, como vaticinó Débora a a Barac, jefe del ejército: "A mano de una mujer entregará Yavé a Sísara". Y cayó, tras perder a sus tropas y huir, fue a parar a manos de Jael, quien lo acogió con la mayor de las hospitalidades y...






Tomó Jael, mujer de Jeber, un clavo de los de fijar la tienda
y agarrando con su mano el martillo se fue a él, calladamente,
y le hincó en la sien el clavo, que penetró en la tierra; y él,
profundamente dormido, a causa de la fatiga, se murió (Jueces 4, 22)


Ni decapitación ni puñetas, trepanación mortal, con inspiradora femenina y mano femenina también... y es que la historia acaba con el canto triunfal de Débora. Yo no me explico cómo semejante historia no ha tenido ni la mitad de repercusión que la de Judith o Dalila o Salomé... a veces pienso que mis queridos decadentes se pasaban de opio, absenta y/o morfina y se perdían cosas así de interesantes. Menos mal que tenemos a la Gentileschi que inmortalizó la escena de la mejor manera unos pocos siglos antes... Artemisia, Artemisia, nadie pinta los asesinatos como ella... lo que me hace pensar en otra pintora algo anterior de condición tan enigmática como la Gentileschi... pero bueno, eso será otro cantar... y si estoy de ánimo, otro post.
link8 comments|post comment

...era smarrita [May. 24th, 2006|03:11 pm]
tenbrinken
[mood |exhaustedexhausted]
[music |Spiritual Front- Jesus Died in Las Vegas]

Los clásicos siempre tienen razón, y Dante ya lo dijo:


Nel mezzo del cammin di nostra vita
mi ritrovai in una selva oscura,
che la diritta via era smarrita


Y así, los quidamerios, que ya estamos en medio del camino de nuestra vida (porque ya estamos mayores), nos encontramos en lugares oscuros (fuera la tramoya napolitana o el backstage de Roma) y sobre todo... el camino recto se había torcido, porque anda que no hemos dado vueltas por Italia en tres días... ains!

Como soy iconoclasta por naturaleza, no hay fotos que ver. De eso ya se encarga algola, que además padeció un ataque de vena fotógrafa y ahora mismo posee una colección de imágenes de steppenburger y yo misma en todas las fases del cansancio.
De todos modos yo y sólo yo tengo LA imagen de este tour:





Ese magnífico medicamento que vendían en el avión, que no compramos y que nos hubiera hecho la vida infinitamente más fácil. Y es que... ¿cómo resistirse a la cerveza Peroni, que a la tercera ya la confundes con una Xibeca y te sientes como en casa y quieres más?

En fin, damas y caballeros, que en estado detrítico comunico que ha sido un placer andar por tierras italianas y que, sobre todo, ha valido la pena hacer una incursión a la chunguísima ciudad de Nápoles (miedo, tened miedo) dónde yo creo que vivimos el concierto perfecto: lugar precioso, técnicos estupendos, y un elenco de lujo (yo aún estoy en shock después de Bohémien). ¡Y qué decir de Roma! Fue genial encontrarse a barbampec (por cierto, joven, unas señoras de Blanes que nos encontramos en el aerobus me dieron recuerdos para ti) y companía y a Álex y Ángel... lástima que entre todos no nos cargáramos al técnico de los c*** ¬¬

Bueno... con estas agujetas, mi ingenio no da más de sí. Me despido con un mensaje entrañable para zombilio: atiende a las fotos de algola... porque tus biceps al lado de los suyos después de tres días cargando maletas e instrumentos por los trenes italianos... nada ;)
link9 comments|post comment

Something... nobody knows? [May. 4th, 2006|08:03 pm]
tenbrinken
[mood |jubilantjubilant]
[music |Blondie- Rapture]

¡Ay, lo que es la esquizofrenia! Hoy estás borracho en el puerto, mañana preparando una conferencia (con resaca), al siguiente estás aporreando el teclado, y al otro conferenciando (con resaca también). En fin, damas y caballeros, que en la diseminada vida de la señorita Ten Brinken, el título del evento del fin de semana ha sido otorgado ex aequo al concierto de los psicóticos eslovacos y sus teloneros xibequiles y a una micro-conferencia que tuve que que performar -nunca mejor dicho- al día siguiente...mezclando los siguientes elementos: años 40, psicoanálisis y feminismo. ¡Niños y niñas, no intentéis esto en casa! ¡No vayáis por el mundo a dar conferencias de esa clase en estado de postración y post-alcoholismo!

Aunque hay que reconocer que la película era una pieza digna de ver... dejénse de villanos con colmillos y motosierras (bueno, a estas últimas es difícil resistirse)y atiendan a éste





De este señor tenía yo que hablar... eso te inspira hasta con resaca doble. O si no, atended, al diálogo:

-I know you. I know that you don't tell people a lot of things.

-I don't either. I have a feeling that inside you somewhere,there's something nobody knows about.

-Something... nobody knows?

-Something secret and wonderful and...I'll find it out.

-(Chuckles) It's not good to find out too much, Charlie.

... bueno, claro que igual no se aprecia el efecto del diálogo si no se conoce la película (premio para el que la acierte;); baste decir que es una fábula retorcida de una Caperucita (sí, sí, esa Charlie que quiere saber demasiado) que llama al lobo... y al final se lo ha de comer para que no maree. Siempre hay secretos que nadie conoce y Caperucitas aventureras, aunque a estas alturas casi me gustaría ver algún de texto de Caperucitas que pasan de comerse al lobo por aquello de no indigestarse con sus secretos... que eso también suele pasar (desde luego, no si el lobo es Joseph Cotten)

Como ven, la mezcla de cuentecillos góticos disfrazados de peli de suspense y conciertos bajo estado de presión es fatal. ¿Qué diré? Que me alegro enormemente de que todo haya salido bien, tanto en Madrid como en Barcelona (necesito ver ese vídeo de Pantanoso berreando, ya); que el estado beatífico que nos embarga tras habernos reunido de nuevo con nuestros amados TLDOJ es indecente; que las estadísticas empiezan a ser preocupantes (yo diría que más de la mitad de las cogorcias de este última año se las debo a ellos ¬¬) y que muchas gracias a todos los que asististeis, tanto journaleros (morwigain, suicida_, lhazaros, vannoy...) como los no journaleros que lo léeis (sí, sí, tú Eugenia, tú).

Yo confieso que he tocado el cielo después de oír en uno de nuestros shows la frase "¡Viva la Pardo Bazán!"... y es que tener un público que te hace creer que definitivamente te has vuelto como una chota, porque nadie puede estar hablando de la Pardo en esa circunstancias... eso, señores, no tiene precio. ¿Quién no pasaría de los lobos después de todo?
link13 comments|post comment

Pupilas [Apr. 24th, 2006|07:56 pm]
tenbrinken
[mood |tiredtired]
[music |Billy Idol- Eyes without a face]

Quienes me conocéis, sin duda me habréis oído proferir -a modo de amenaza o coacción y a falta de poder soltar una maldición en arameo- la frase "te colgaré de las pupilas". El hecho no se ha llegado a materializar nunca, pero no dudaré en ponerlo en práctica sobre las almas conocidas que habiten en la Ciudad Condal y no se asomen aquí:





Dixit.
link3 comments|post comment

Epístola de la Dra. Ten Brinken a su Golem prófugo [Apr. 5th, 2006|10:23 am]
tenbrinken
[mood |enragedenraged]
[music |The vapors-Turning Japanese]






Retrato de la Doctora Ten Brinken sin su Golem



Querido Golem,

Cuántas veces se lo hemos explicado a nuestros alumnos, insistiendo obstinados:

“Ciertamente. ¿De dónde, si no es de los impresionistas, hemos sacado nosotros esas prodigiosas nieblas ocres que se deslizan sobre nuestras calles, difuminando las farolas de gas y convirtiendo las casas en sombras monstruosas? ¿A quiénes si no es a ellos y a su maestro, les debemos las preciosas brumas plateadas que se ciernen sobre nuestro río, y que transforman al puente curvo y a la oscilante barcaza en borrosas formas de desvaída belleza? El extraordinario cambio que ha tenido lugar en el clima de Londres durante los últimos diez años se debe enteramente a una escuela de arte. Sonríes. Considera el asunto desde un punto de vista científico y metafísico, y comprenderás que tengo razón. Pues ¿qué es la naturaleza? La naturaleza no es la gran madre que nos ha alumbrado. Es nuestra creación. Es en nuestro cerebro donde despierta a la vida. Las cosas son porque nosotros las vemos, y lo que vemos y cómo lo vemos, depende de las artes que nos han influido. Mirar una cosa es muy diferente de ver una cosa. Uno no ve una cosa hasta que no ve su belleza. Entonces, y sólo entonces, empieza su existencia.”
Oscar Wilde, The Decay of Lying.

Mil veces les hemos pasado el fragmento y les hemos contado que es la vida la que imita al arte y que hay que convertir la existencia en algo estético...y hala, tan anchos, y luego esto... Las cosas no iban así, amigo mío. Tantos años de cultivar nuestra existencia de científica loca y brazo ejecutor para acabar así: los Golems no hacen esto.

¿Cuándo se ha visto a un constructo, a una criatura de laboratorio largándose a estudiar a Japón??? Esto no es innovación, es lectura torcida de los clásicos: ya no digo tenerme que ver perdida en el ártico perseguida por el monstruo que he creado, o acabar devorada en un sótano y consumida por un fuego purificador a manos de mi engendro artificial... pero es que largarse a Japón... ¿un poco de trama edípica era lo suyo, no??? Matar a la madre y esas cosas era lo mínimamente decoroso que podíamos teatralizar para ser coherentes con nuestras tesis científicas.

Más aún, puestos a largarse... nos podíamos haber acordado de que, como buena dama victoriana, el mundo civilizado, en mi humilde opinión, tiene como límites los Cárpatos en Oriente y Finisterre en Occidente. Una novela bizantina en esa zona tampoco hubiera estado mal. Pero, nada, a Japón. Como si no hubiera ya bastantes motivos para odiar semejante sitio. Y no, no quiero oir hablar de las colonias del Atlántico como excusa: en términos retóricos no cuela, que ni son viajes equiparables, ni Japón se perdió en el 98 (puestos a buscarse algo en el Pacífico, haber escogido las Filipinas) y en fin... esto es otro cantar.

Nada, a ver si reflexionas en ese archipiélago hiperpoblado y ya que al menos nos pasamos al modelo Mary Shelley por el forro, nos acordamos de Dickens y volvemos por Navidad. Y es más, espero que te alimenten bien (a pesar de todas la guarradas que hace esa gente con el pescado) y que nadie te mire oblicuamente (aunque eso es técnicamente imposible) cuando me compres maquillaje... porque si no, vamos, tendremos que cambiar definitivamente de modelo literario, recurrir a Tasso, y aterrizar en tierras bárbaras cual Clorinda, para rebanar las cabezas que no te cuiden como manda Dios y Nuestra Santa Madre Iglesia. Que yo no me paso años edificando a un Golem para que cuatro taoístas me lo perviertan en unos meses...Amén.

B.s.p.y.s.m

Ten Brinken
link8 comments|post comment

navigation
[ viewing | 10 entries back ]
[ go | earlier/later ]