?

Log in

No account? Create an account
¡No poder ser mártir! - Las hazañas de la joven Ten Brinken — LiveJournal [entries|archive|friends|userinfo]
tenbrinken

[ website | My Website ]
[ userinfo | livejournal userinfo ]
[ archive | journal archive ]

¡No poder ser mártir! [Oct. 20th, 2006|02:50 pm]
tenbrinken
[mood |ecstaticecstatic]
[music |Norma Loy- Sacrifice]

Ah, queridos míos... nadie me cree demasiado cuando lo digo, pero yo no me dedico a la mística por falta de tiempo y por razones de estrategia. Escribo sobre cuerpecillos artificiales, pero sólo porque los engendros muñequiles son el ensueño surgido de una sarta de cuerpecillos dolientes y agónicos, putrescentes, que mi amadísimo Papa Inocencio III definía como nadie. Y aunque ese tema a veces lo transito, lo cierto es que no consigo meterme nunca en lo que realmente me interesa, que es la carnalidad del misticismo... y no me refiero a los éxtasis teresianos y a las encendidas pasiones de San Juan de la Cruz; me refiero al misticismo moderno: y es que en esto, como en todo, los finiseculares ya lo vieron claro.






Gabriel Cornelius Max, Die ekstatische Jungfrau Katharina Emmerich (1885)


Aunque el señor Gabriel Cornelius Max (mira por dónde, amoelbarroco) se contuvo bastante al pintar a la señorita Emmerich, tanto ella como su inspiradora sí que incitaron el genio desatado de Huysmans en una obra que todo buen cristiano debería conocer e incluso saber de memoria: la hagiografía de Santa Lydwine (o Liduvina o Lidia) de Schiedam. En 1901 Huysmans ya estaba a los pies de la Cruz, pero hay tantas formas de caer... vean:


"Bientôt, Lydwine ne put même plus se traîner sur les genoux et s'agripper aux huches et aux sièges; il lui fallut croupir sur sa couche et ce fut, cette fois, pour jamais; la plaie qui n'avait pu se cicatriser, sous les côtes, s'envenima et la gangrène s'y mit; la putréfaction engendra des vers qui parvinrent à se faire jour sous la peau du ventre et pullulèrent dans trois ulcères ronds et larges comme des fonds de bols; ils se multiplièrent d'une façon effrayante; ils paraissaient houillir, dit Brugman, tant ils grouillaient; ils avaient la grosseur du bout d'un fuseau et leurs corps étaient gris et aqueux et leurs tètes noires.
[...]
Mais le moment arriva où tous ces palliatifs furent définitivement infidèles, car le corps entier de la malheureuse fut à vif; en outre de ses ulcères dans lesquels vermillaient des colonies de parasites qu'on alimentait sans les détruire, une tumeur apparut sur l'épaule qui se putréfia; puis ce fut le mal redouté du Moyen Age, le feu sacré ou le mal des ardents qui entreprit le bras droit et en consuma les chairs jusqu'aux os; les nerfs se tordirent et éclatèrent, sauf un qui retint le bras et l'empêcha de se détacher du tronc; il fut dès lors impossible à Lydwine de se tourner de ce côté et il ne lui resta de libre que le bras gauche pour soulever sa tête qui pourrit à son tour. Des névralgies effroyables l'assaillirent qui lui forèrent, ainsi qu'avec un vilebrequin, les tempes et lui frappèrent, à coups redoublés de maillet, le crâne; le front se fendit de la racine des cheveux jusqu'au milieu du nez; le menton se décolla sous la lèvre inférieure et la bouche enfla; l'oeil droit s'éteignit et l'autre devint si sensible qu'il ne pouvait supporter, sans saigner, la moindre lueur; elle éprouva aussi des rages de dents qui durèrent parfois des semaines et la rendirent quasi folle; enfin, après une esquinancie qui l'étouffa, elle perdit le sang par la bouche, par les oreilles, par le nez, avec une telle profusion que son lit ruisselait." (J.K. Huysmans, Saint Lydwine of Schiedam, 1901)

En fin, que el mismo preciosismo que había gastado unos cuantos años antes al describir el cuidado de sí que gastaba Des Esseintes, está en las pústulas, llagas y forúnculos varios de la santa. Al fin y al cabo ¿de qué extrañarse? ¿ No son los dandies los más perseverantes ascetas? ¿Y acaso no entienden ellos como nadie que hábito y cuerpo son la misma cosa y que se pueden cambiar a voluntad? Ser santa puede ser un proyecto infinitamente más subversivo que dedicarse a ciertas formas vulgares de vida disipada... Qué bien lo sabía doña Emilia regalando, como Huysmans, un texto que desconcierta a los obtusos:

"Dueño que no vienes... ¿Por qué han pasado los tiempos en que, a precio de la tortura, de la piel arrancada, de la cabeza destroncada, acudías, exacto a la cita, transportado de ardor? ¿Por qué no me es concedido comprarte a ese precio? Lo que estoy haciendo, me cuesta más, mayor esfuerzo, un vencimiento largo, tedioso, sin fin. Como Teresa, la que tanto te quiso, yo estoy sedienta de martirio, y me iría a tierra de moros, si allí se martirizase. ¡Época miserable la nuestra, en que el bello granate de la sangre eficaz no se cuaja ya, no brilla! De las dos sangres excelentes, la del martirio y la de la guerra, la primera ya es algo como las piedras fabulosas y mágicas, que se han perdido; y la otra, también la quieren convertir en rubí raro, histórico, guardado tras la vitrina de un museo! ¡Edad menguada! ¡No poder ser mártir! En una hora, ganarte, unirme a ti... Si tú quisieses, dulce Dueño, yo te ofrecería licor para refrescar el de tus cruentas llagas... Yo te daría con qué renovar el Grial. Soy muy desventurada, porque no me es concedido dejar correr las fuentes de mis venas. ¡No poder sufrir, no poder morir!" (Emilia Pardo Bazán, Dulce dueño, 1911)


Dio en el clavo, ya lo creo... mostrando que ciertos arrebatos místicos son rebeliones anibalescas contra la ordinariez. Visto así, ¿no parece el martirio una opción mejor que tener que aguantar estoicamente las miserias de la vida cotidiana? Y sobre todo, ¿no es ese misticismo una forma de inscribir el propio deseo en el cuerpo, del mismo modo que los dandys lo hacen? Y en fin, querido Aureal, yo quería hacer una entrada para ti en vez de contar esto, pero me doy cuenta de que de algún modo también sirve aunque no sea esto lo que quería contarte... pero me ha perdido la literatura. En nuevas entregas, nuevas visiones de la histeria y miopía de la ciencia, pero en esta misma línea, me temo y es que mi querida mística acaba encerrada en un manicomio, ya te lo anticipo :)
linkReply

Comments:
[User Picture]From: amoelbarroco
2006-10-21 02:40 pm (UTC)
Qué bien pintaba el muy cabritish y además se ve que le iba el morbo cantidubi!!

Tras leer esto sólo me queda a tirarme por un barranco o fustigarme con un látigo forrado de brocado, creo que me quedo con la segunda opción.


Ps. LA MINORÍA SILENCIOSA!! NO SE DEJA HABLAR!!
(Reply) (Thread)
[User Picture]From: tenbrinken
2006-10-23 08:02 am (UTC)
Sí, sí, es eso: los místicos como minoría silenciosa. ¿Acaso no ves en esa atracción fatal hacia la mesa un impulso evidente de autoinmolación??? Si es que nadie pone en duda que nuestro A. es un iluminado de primera clase... aaaaaaa llegaaaaaaarrrr

PS. Lo del látigo forrado de brocado es una imagen que no tiene precio. Ponte a construir el adminículo de inmediato :P
(Reply) (Parent) (Thread)
From: (Anonymous)
2011-01-31 08:28 pm (UTC)

Nouveau

Bonjour a tous.

C'est la premiere fois que je viens sur tenbrinken.livejournal.com. Content d'etre parmis vous ;-)

Je me presente avant de vous poser mes questions de petit nouveau... (18 ans Paris)

Merci d'avance à tous pour mes futures questions ;-)

++
(Reply) (Thread)