?

Log in

Las hazañas de la joven Ten Brinken [entries|archive|friends|userinfo]
tenbrinken

[ website | My Website ]
[ userinfo | livejournal userinfo ]
[ archive | journal archive ]

Postración [Jun. 14th, 2007|08:48 pm]
tenbrinken
[mood |lethargiclethargic]
[music |Gargoyle Sox-Sickness]

Ahm, yo tengo un golem superdotado y altamente ilustrado, yo tengo un golem genial que entre sushi y sushi se dedica a estudiar lo que verdaderamente debe estudiar: la enfermedad. Las ideas de postración, languidez, patología tienen muy mala prensa las pobres; la ciencia las taxonomiza, las diagnostica e intenta erradicarlas, pero el caso es que lo que generan es bastante más complejo y divertido que una orgía de bacterias o un cataclismo neuronal.
 
Los finiseculares, que de esto sabían más que nadie ya lo dijeron (¿qué no dijeron?). La gente se despiporra leyendo a Baudelaire (o no) y soltando cuatro lugares comunes y sobados de Les Fleurs cuando lo más acertado que vino a decir es que el ideal del artista (y por ende de cualquier persona con decoro) es sentirse como un convaleciente:
 
Or la convalescence est comme un retour vers l'enfance. Le convalescent jouit au plus haut degré, comme l'enfant, de la faculté de s'intéresser vivement aux choses, même les plus triviales en apparence. (...) L'enfant voit tout en nouveauté; il est toujours ivre. (...) le génie n'est que l'enfance retrouvée à volonté, l'enfance douée maintenant, pour s'exprimer, d'organes virils et de l'esprit analytique qui lui permet d'ordonner la somme de matériaux involontairement amassée. C'est à cette curiosité profonde et joyeuse qu'il faut attribuer l'oeil fixe et animalement extatique des enfants devant le nouveau, quel qu'il soit, visage ou paysage, lumière, dorure, couleurs, étoffes chatoyantes, enchantement de la beauté embellie par la toilette [Curiosités esthetiques. Le peintre de la vie moderne: III. L’artiste, homme du monde, homme des foules et enfant]

 

Yo, que hablo por los codos y escribo en disposición similar podría decir muchas cosas al respecto, pero en eso es mejor mi golem: así nos va, el domina la enfermedad y yo los enfermos, que aunque puede parecer la misma cosa, no lo es. El caso es que como él domina la enfermedad, a él le debo el redescubrimiento de el summum definitivo en las defensas de lo patológico:
 
Es en los individuos desligados, más inseguros y moralmente débiles, de donde depende el progreso espiritual en tales comunidades: en los hombres que intentan algo nuevo. Muchos de ellos, por su debilidad, desaparecen sin efectos demasiado evidentes; pero en general, en caso de tener continuidad [Nachkommen], se manifiestan y hieren a menudo el elemento estable de la comunidad. Precisamente a través de estas heridas y áreas debilitadas es como se inocula la novedad al ser general; su fuerza debe ser sin embargo suficiente, para tomar la novedad en la sangre y asimilarse. Las naturalezas desviadas son de altísima importancia cuando debe producirse un progreso. Cada progreso general debe ser precedido de un debilitamiento parcial. Las naturalezas más fuertes mantienen el tipo estable, las más débiles ayudan a hacerlo evolucionar. (187-188) “Ennoblecimiento a través de degeneración” en Humano, demasiado humano (traducción golemífera)


 

Así que enfermos y postrados del mundo entero, asumidlo: en vuestras pezuñas está la salvación del orbe. La normalidad, fisiológica, psicológica, o como fuere no es más que un aburrimiento supremo y además, para qué nos vamos a engañar, la languidez es infitinamente más hermosa, así que si no habéis tenido bastante con la yacente de Casas y la clorótica de Junyent...voilà:


O mi favorita... aunque ya es harina de otro costal y más que de enfermedad, trata de cuerpos enfermos, contagiosos, peligrosos, y que, en otro orden de cosas, es un canto a la grandeza de la concisión. Amén.



link20 comments|post comment

Terciopelo, muselina, seda [May. 17th, 2007|09:17 pm]
tenbrinken
[mood |complacentcomplacent]
[music |Artica- Nemesi]

Gaëtan Gatian de Clerámbault, Pasión erótica por las telas en la mujer (1908)
 
Caso segundo: -Histeria- Tendencia a la depresión con ideas de suicidio- Amoralidad, delincuencia –delirio de tocar (pasión histérica por la seda)- Impulsos cleptomaníacos con participación genésica.
 
Recuerdo bien que a la edad de seis años no podía soportar sin gran disgusto el contacto con el terciopelo y la lana; me molestaba sobre todo el terciopelo. Por el contrario, me gustaba mucho la seda, la prefería para hacerles los vestidos a las muñecas. (...)
 
De los quince a los veintidós años trabajar con seda me extenuaba, me ponía nerviosa, casi enferma; dejé de sentir ese nerviosisimo a los 22 años, cuando tuve relaciones sexuales. Pero aún hoy me sería imposible llevar algo de seda. El terciopelo también me resulta agradable, pero mucho menos que la seda. El raso no me atrae, la muselina tampoco; prefiero con mucho la faya, es más sedosa ycruje. Tocar la seda me excita mucho más que mirarla, pero estrujarla es aún superior (...) ningún placer sexual es comparable para mí al que obetngo con eso.
 
Pero el placer es especialmente intenso cuando la he robado. Robar seda es delicioso; comprarla no me daría nunca el mismo gusto. Mi voluntad nada puede contra la tentación; cuando robo, el impulso es más fuerte que yo; y además en esos momentos no pienso en otra cosa, me siento vertiginosamente empujada a hacerlo. La seda me atrae, la de las cintas, la de las faldas, los corpiños. Al estrujarla, empiezo notando pinchazos bajo las uñas, y entonces es inútil resistirse , es imprescindible que me la llleve. Cuando me resisto a este empujón (sic) me echo a llorar, me pongo nerviosa, salgo de la tienda y vuelvo a entrar, y si no puedo llevarme la tela, tengo una crisis,
 
Noto una hinchazón en la garganta y en el estómago, y después pierdo el conocimiento. Pero cuando puedo llevarme la tela y la estrujo, eso me produce una sensación especial en el estómago, y enseguida experimento tal clase de placer que se me para la respiración; estoy como borracha, no puedo tenerme en pie, tiemblo, no de miedo, entiéndame, sino de excitación, no sé. (...)
 
Robar seda es mi mayor placer


Ah, queridos, me sentía en el imperativo moral de compartir, cuanto menos un fragmento de esta maravilla del estudio psiquiátrico que se puede leer, en toda su extensión en la Revista Frenia, volumen VI, año 2006. ¡Beso las pezuñas de los responsables de rescatar esta joya de las catacumbas de los archivos psiquiátricos! Yo creo que desde el momento en que descubrí tal cosa, no hago más que pensar en telas y verlas, crujientes, sedosas, brillantes... voluptuosas, en definitiva, por todos los rincones y como ver equivale a encontrar aún guardo hallazgos en la chistera. Quedan advertidos.

link6 comments|post comment

Souveraine puissance [Apr. 1st, 2007|01:00 pm]
tenbrinken
[mood |productiveproductive]
[music |Spiritual Bats -Tormented Body]

Una de las históricas del feminismo con la que siempre he tenido problemas es Laura Mulvey. Vale que su opera magna, "Visual Pleasure and Narrative Cinema" dice cosas interesantes, como que la mirada es un asunto que tiene que ver con el poder y el deseo y que los cuerpos femeninos en el cine siempre han provocado una escopofilia poco inocente. Ahora bien,que la posición del espectador siempre corresponde a una subjetividad masculina (ergo que las espectadoras nos “transvestimos”)... ya es harina de otro costal. Es obvio que en la época tales problemas con los ojos y la diferencia de género son más que típicas (véase a Irigaray... ), como es obvio que las objeciones teóricas que se pueden hacer son muchas; para empezar, que confundir masculinidad, patriarcado y poder es no hilar fino. Pero la que siempre me ha interesado más es la concerniente a la ambigüedad de la mirada: obviamente mirar es poseer, pero quien es mirado también puede atrapar. Ser objeto de la mirada del otro puede ser también un instrumento de poder. Ejemplos de ello los hay a cascoporro, pero siempre me han parecido especialmente interesantes las escenas bélicas de cargas frontales, que empiezan por la mirada mutua de las tropas. Mirar y ser mirado convergen en un mismo gesto que tiene que ver clarísimamente con el enfrentamiento y el poder.

Y ahí es donde quería yo llegar, porque ayer tuve el placer de ir a ver 300 y tal como iba la viendo iba pensando en Mulvey pues el enfrentamiento bélico de la película se puede entender como un juego de exhibiciones y contemplaciones realmente brutal, en el que la fuerza minoritaria hace converger la masa de la mirada poderosa (o sea, los persas) en un solo punto: sus cuerpos recluidos en el paso de las Termópilas.

Ahí funciona en parte la teoría de Mulvey, contemplamos a los espartanos como si fuéramos persas, es decir asumimos la posición del poder depredador. Ahora bien, el potencial de esos cuerpos sometidos a disciplina es bastante más agudo. Viendo las reseñas de la peli, los atléticos cuerpos de Leónidas y sus secuaces son tomados como un bonito divertimento. A mí esas caricias fascinadas de la cámara me parecen bastante más puñeteras. Esos cuerpos masculinos son ofrecidos a los ojos, contemplados y escrutados hasta el exceso. Muestra, un botón:






El efecto es tan hiperbólico que me parece tremendo (y me ahorro comentar el contraste con la acumulación de cadáveres de la primera imagen). Es extraño contemplar tanto cuerpo masculino ajustado al cánon de belleza y expuesto como objeto de placer visual. Ahí las fans de Mulvey seguirían diciendo que las espectadoras nos trasnvestimos de espectador... ehem. Pero me parece que la acumulación excesiva crea un efecto de desnaturalización muy interesante (muy acorde con el origen del texto, un cómic) que funciona de forma opuesta y plantea muchas dudas sobre la representación del cuerpo masculino fantásticas. Por ejemplo, el señor Tenbrinken observaba que estaban retocados... obviamente, como los cuerpos perfectos de las macizas señoras que tan acostumbrados estamos a ver en las pelis y en las que ya no distinguimos la carne del pixel.

Me parece que encantador que el estandarte supremo de la masculinidad occidental, el espartano atlético, sujeto a un cuidado de sí y a una disciplina sin piedad, inserto en asuntos de violencia, belicismo y poder, se articule a través de una vulnerabilidad visual sin ambages. Me parece encantador que el barroquismo de las vestiduras y ornamentos persas se reduzcan a polvo ante el exceso de los cuerpos desnudos, y que la carne resulte mucho más excesiva que los adornos. Me parece maravilloso que los dijes, broches y colgantes de oro pesado parezcan evanescenecia total al lado de la materialidad pura y dura de los torsos. Me parece teóricamente tentador entrar en otras muchas cuestiones (el cuerpo como suplemento, la artificialidad de la carne disciplinada, etc)... en las que ya no entro por no aburrir.

Conclusión 1: como decía mi estimada Rachilde, "La chair, la chair fraîche, souveraine puissance du monde". Conclusión 2: como pesque una versión pirateada de la peli, me voy a plantear muy en serio utilizarla en clase; a fin de cuentas ya tenía planificada una bonita sesión sobre cuerpos masculinos y masculinidades varias, con materiales razonablemente buenos, pero trabajar esto... puede ser encantadoramente devastador.
link11 comments|post comment

Demasiados estímulos [Mar. 24th, 2007|12:59 pm]
tenbrinken
[mood |apatheticapathetic]
[music |Flesh for Lulu-Decline and Fall]





Este señor tan majo que aquí ven, con aspecto de plácido abuelito de Heidi, no es otro que la mente más brillante y retorcida que han dado los siglos. Sí, quizás exagero, pero me puede la arbitraria inclinación personal y es que él, él solito convirtió algo tan evanescente como el aire de una época en un magnífico y delirante informe médico, explorando los síntomas, analizando el comportamiento de la sociedad enferma, buscando las causas y diagnosticando la patología: degeneración.

Entre otras muchas cosas que merecen ser explicadas, el señor Nordau consideraba que la sociedad vivía un estado de degeneración por la exposición excesiva de sus miembros a una cantidad indecente de estímulos: tabaco, estupefacientes, alcohol, atmósferas saturadas y contaminadas, acumulaciones de individuos en las grandes ciudades,... tal sobrecarga de estímulos conducía, ineludiblemente, a la causa profunda y principal de la degeneración, la histeria y la neurastenia: la fatiga de toda una generación.

Parece que en ciento y pico años las cosas no han cambiado demasiado, al menos para esta servidora, que se encuentra en plena postración debido a la sobrecarga de estímulos, que no detallaré porque son los de siempre. De modo que entiendan mi ausencia journalera en estos términos, como consecuencia de mi condición degenerada. Claro, algunos me dirán que todo esto es impostura, pues más de una vez he confesado que el fin supremo de mi existencia sería convertirme en un ente que escandalizara a Nordau, en una degenerada sin tacha ni defecto... pero díganme acaso si no cumplo con todos los síntoma, que aquí transcribo, en versión inglesa:

"For them [the degenerates] exists no law, no decency, no modesty. In order to satisfy any momentary impulse, or inclination, or caprice, they commit crimes and trespasses with the greatest calmness and self-complacency, and do not comprehend that other persons take offence thereat. When this phenomenon is present in high degree, we sepak of MORAL INSANITY.

[...] Another mental stigma of degenerates is EMOTIONALISM [...] He laughs until he sheds tears, or weeps copiously without adequate occasion; a commmoplace line of poetry or of prose sends a shudder down his back; he falls into raptures before indifferent pictures or statues, ans music especially, even the most insipid and least recommendable, arouses in him the most vehement emotions.[...]

Besides moral insanity and emotionalism, there is to be observed in the degenerate condition of MENTAL WEAKNESS and despondency, which, according to the circumstances of his life, assumes the form of pessimism, a vague fear of all men, and of the entire phenomenon of the universe [...]

Which this characteristic dejectedness of the degenerate, there is combined , as a rule, a disinclination to action of any kind, attaining possibly to ABHORRENCE OF ACTIVITY and powerlessness to will (aboulia).

With the incapacity for action there is connected the predilaction for the INANE REVERIE. The degenerate is not in condition to fis his attention long, or indeed at all, on any subject, and is equally incapable of correctly grasping, ordering, or ellaborating into ideas and judgements the impressions of the extrenal world conveyed to his distracted conciousness by his defectively operating senses.

Finally, a cardinal mark of degeneratio which I have reserved to the last, is MYSTICISM."


Max Nordau, Entartung, (1892)


Para el que no esté convencido de que padezco todos estos síntomas, tengo LA imagen que lo demuestra y que no colgaré porque al fin y al cabo, degenerada o no, todavía soy una dama... o eso se supone.
link11 comments|post comment

Carnal, Bloody and Unnatural Acts [Jan. 19th, 2007|08:45 pm]
tenbrinken
[mood |contemplativecontemplative]
[music |Jay Munly-Amen Corner]

Pues sí, amici, hoy voy a hablar de actos carnales, sangrientos y antinaturales, así, robándole la frase a Shakespeare y dándole un uso desviado.Que yo tengo cierta predilección por los seres artificiales, autómatas, dandys y otras figuras cuya relación con lo natural es nula..., ya lo saben. Pero últimamente en mi galería de seres modelados y prácticas escultóricas del ser estoy bastante ocupada con otro fenómeno fascinante, a saber, la cirugía plástica, que aunque se suele imaginar aséptica, yodada y anestesiada es carnal y sangrienta a más no poder. Y antinatural, por supuesto. La culpa de ese interés la tienen estos dos:





Hala, paladeen lo que es un diseño de producción y un aparato publicitario como Dios manda, con estos dos seres orgánicos pero inertes pululando por el quirófano con sus respectivos pigmaliones apoyaditos en el acero quirúrgico. Supongo que conocerán la serie, que es lo más ácido y retorcido que se ha visto en tiempo; yo afirmo que estoy interesadísima en el asunto, hasta el punto de meterme en camisa de once varas escribiendo artículos sobre ella y sobre la cirugía plástica propiamente, práctica que me fascina mucho mucho mucho (para sorpresa de una servidora)... con la mala prensa que tiene la pobre.Que si se trata de una serie de prácticas despiporrantes que imponen a las mujeres modelos hegemónicos de belleza, que si es una frivolidad, que si tras ella hay inseguridad, que si es puro consumismo... claro, una viene a imaginar a cierta paciente estereotipada, rica, vieja y de Miami: vamos, la Mrs. Grubman de la serie.

En parte sí, pero nadie se acuerda de lo mucho que le debe la cirugía estética a la Primera Guerra Mundial, cuando hubo que coser, zurcir y reconstruir los cuerpos mutilados de los soldados; o de las manías sobre la degeneración y el antisemitismo propias del fin de siglo, que provocaron un tremendo éxito de la rinoplastia en Occidente, mientras que en Oriente la intervención para occidentalizar los ojos y borrar las marcas étnicas para acercarse al paradigma de la “normalidad” ya era cosa conocida y habitual. Aunque yo he de decir que a mí lo que me fascina de verdad es que uno de los orígenes de la rinoplastia y de la cirugía estética en general fuera la necesidad de reconstruir las naricillas de los sifilíticos... y es que lo de pensar que una práctica supuestamente padecida en la actualidad por ciertas mujeres que quieren resultar más deseables se originó, como el que dice, porque unos señores acomodados necesitaban quitarse las secuelas de haber deseado a tantas otras mujeres demuestra que las fuerzas que rigen el Destino son muy pero que muy cabritas... o que tienen mucho sentido del humor.

Más información sobre desarrollos pretéritos de la criugía plástica en Sander Gilman, Making the Body Beautiful. A Cultural History of Aesthetic Surgery, Princeton UP, 2001.
link12 comments|post comment

Artificialidad obligatoria [Dec. 30th, 2006|12:10 pm]
tenbrinken
[mood |gigglygiggly]
[music |This Burning Effigy- Carnival Syndrome]




“El primer deber en la vida es ser tan artificial como sea posible. El segundo deber, nadie ha descubierto aún cuál es”

Oscar Wilde dixit




 
Así pues, amigos, dejénse de balances de año tan propios de la época y otras zarandajas similares y concéntrese en lo que es debido: conságrense a una existencia artificial y artificiosa; toménlo, si quieren, como programa existencial o hagan con ello lo que les plazca, pero por el amor del duque Des Esseintes, olviden la naturalidad, que es una falta de gusto imperdonable y la madre de todos los problemas.
Entreguémonos al artificio, y estoy segura, nos aguardarán tiempos mejores en los que, para empezar, el tercer vértice se revelará, y se sumará a nuestros gurús Aníbal y Arrabal. Y con suerte, cuando la tríada se revele, ya nos habremos convertido en muñecas, autómatas o maniquíes.
Por tanto, amici carissimi, en el nuevo año espero verles entre prótesis, que son lo fundamental ¿acaso las botellas de alcohol no lo son?


link3 comments|post comment

Concomitancias [Nov. 15th, 2006|07:50 pm]
tenbrinken
[mood |tiredtired]
[music |This Burning Effigy- Communion with Sophia]


Waiting to scrawl, to walk, waiting to talk
Waiting to be cuddled
Waiting for someone to take me outside
Waiting for someone to play with me
Waiting for someone to take me outside
Waiting for someone to read to me, dress me, tie my shoes
Waiting for Mommy to brush my hair
Waiting for her to curl my hair
Waiting to wear my frilly dress
Waiting to be a pretty girl
Waiting to grow up Waiting . . .







Waiting for him to notice me, to call me
Waiting for him to ask me out
Waiting for him to pay attention to me
Waiting for him to fall in love with me
Waiting for him to kiss me, touch me, touch my breasts
Waiting for him to pass my house
Waiting for him to tell me I’m beautiful
Waiting for him to ask me to go steady
Waiting to neck, to make out, waiting to go all the way
Waiting to smoke, to drink, to stay out late
Waiting to be a woman Waiting . . .
Waiting for my great love
Waiting for the perfect man
Waiting for Mr. Right Waiting . . .







Waiting for my friends to die
Waiting for my husband to die Waiting . . .
Waiting to get sick
Waiting for things to get better
Waiting for winter to end
Waiting for the mirror to tell me that I’m old
Waiting for a good bowel movement
Waiting for the pain to go away
Waiting for the struggle to end
Waiting for release
Waiting for morning
Waiting for the end of the day
Waiting for sleep Waiting . .








Los textos son rebeldes y, sobre todo, promiscuos. Tienden a encontrarse y forjar alianzas de lo más extrañas, salvando tiempos, espacios y géneros. Thomas Wilmer Dewing fue un pintor finisecular y melancólico. Faith Wilding es una activista feminista y alma mater del ciberfeminismo (http://www.andrew.cmu.edu/user/fwild/faithwilding/). Su performance "Waiting", nació en 1972. Las lánguidas damas de Dewing apenas llegaron a ver el siglo XX, pero ahí están, esperando...
link7 comments|post comment

¡No poder ser mártir! [Oct. 20th, 2006|02:50 pm]
tenbrinken
[mood |ecstaticecstatic]
[music |Norma Loy- Sacrifice]

Ah, queridos míos... nadie me cree demasiado cuando lo digo, pero yo no me dedico a la mística por falta de tiempo y por razones de estrategia. Escribo sobre cuerpecillos artificiales, pero sólo porque los engendros muñequiles son el ensueño surgido de una sarta de cuerpecillos dolientes y agónicos, putrescentes, que mi amadísimo Papa Inocencio III definía como nadie. Y aunque ese tema a veces lo transito, lo cierto es que no consigo meterme nunca en lo que realmente me interesa, que es la carnalidad del misticismo... y no me refiero a los éxtasis teresianos y a las encendidas pasiones de San Juan de la Cruz; me refiero al misticismo moderno: y es que en esto, como en todo, los finiseculares ya lo vieron claro.






Gabriel Cornelius Max, Die ekstatische Jungfrau Katharina Emmerich (1885)


Aunque el señor Gabriel Cornelius Max (mira por dónde, amoelbarroco) se contuvo bastante al pintar a la señorita Emmerich, tanto ella como su inspiradora sí que incitaron el genio desatado de Huysmans en una obra que todo buen cristiano debería conocer e incluso saber de memoria: la hagiografía de Santa Lydwine (o Liduvina o Lidia) de Schiedam. En 1901 Huysmans ya estaba a los pies de la Cruz, pero hay tantas formas de caer... vean:


"Bientôt, Lydwine ne put même plus se traîner sur les genoux et s'agripper aux huches et aux sièges; il lui fallut croupir sur sa couche et ce fut, cette fois, pour jamais; la plaie qui n'avait pu se cicatriser, sous les côtes, s'envenima et la gangrène s'y mit; la putréfaction engendra des vers qui parvinrent à se faire jour sous la peau du ventre et pullulèrent dans trois ulcères ronds et larges comme des fonds de bols; ils se multiplièrent d'une façon effrayante; ils paraissaient houillir, dit Brugman, tant ils grouillaient; ils avaient la grosseur du bout d'un fuseau et leurs corps étaient gris et aqueux et leurs tètes noires.
[...]
Mais le moment arriva où tous ces palliatifs furent définitivement infidèles, car le corps entier de la malheureuse fut à vif; en outre de ses ulcères dans lesquels vermillaient des colonies de parasites qu'on alimentait sans les détruire, une tumeur apparut sur l'épaule qui se putréfia; puis ce fut le mal redouté du Moyen Age, le feu sacré ou le mal des ardents qui entreprit le bras droit et en consuma les chairs jusqu'aux os; les nerfs se tordirent et éclatèrent, sauf un qui retint le bras et l'empêcha de se détacher du tronc; il fut dès lors impossible à Lydwine de se tourner de ce côté et il ne lui resta de libre que le bras gauche pour soulever sa tête qui pourrit à son tour. Des névralgies effroyables l'assaillirent qui lui forèrent, ainsi qu'avec un vilebrequin, les tempes et lui frappèrent, à coups redoublés de maillet, le crâne; le front se fendit de la racine des cheveux jusqu'au milieu du nez; le menton se décolla sous la lèvre inférieure et la bouche enfla; l'oeil droit s'éteignit et l'autre devint si sensible qu'il ne pouvait supporter, sans saigner, la moindre lueur; elle éprouva aussi des rages de dents qui durèrent parfois des semaines et la rendirent quasi folle; enfin, après une esquinancie qui l'étouffa, elle perdit le sang par la bouche, par les oreilles, par le nez, avec une telle profusion que son lit ruisselait." (J.K. Huysmans, Saint Lydwine of Schiedam, 1901)

En fin, que el mismo preciosismo que había gastado unos cuantos años antes al describir el cuidado de sí que gastaba Des Esseintes, está en las pústulas, llagas y forúnculos varios de la santa. Al fin y al cabo ¿de qué extrañarse? ¿ No son los dandies los más perseverantes ascetas? ¿Y acaso no entienden ellos como nadie que hábito y cuerpo son la misma cosa y que se pueden cambiar a voluntad? Ser santa puede ser un proyecto infinitamente más subversivo que dedicarse a ciertas formas vulgares de vida disipada... Qué bien lo sabía doña Emilia regalando, como Huysmans, un texto que desconcierta a los obtusos:

"Dueño que no vienes... ¿Por qué han pasado los tiempos en que, a precio de la tortura, de la piel arrancada, de la cabeza destroncada, acudías, exacto a la cita, transportado de ardor? ¿Por qué no me es concedido comprarte a ese precio? Lo que estoy haciendo, me cuesta más, mayor esfuerzo, un vencimiento largo, tedioso, sin fin. Como Teresa, la que tanto te quiso, yo estoy sedienta de martirio, y me iría a tierra de moros, si allí se martirizase. ¡Época miserable la nuestra, en que el bello granate de la sangre eficaz no se cuaja ya, no brilla! De las dos sangres excelentes, la del martirio y la de la guerra, la primera ya es algo como las piedras fabulosas y mágicas, que se han perdido; y la otra, también la quieren convertir en rubí raro, histórico, guardado tras la vitrina de un museo! ¡Edad menguada! ¡No poder ser mártir! En una hora, ganarte, unirme a ti... Si tú quisieses, dulce Dueño, yo te ofrecería licor para refrescar el de tus cruentas llagas... Yo te daría con qué renovar el Grial. Soy muy desventurada, porque no me es concedido dejar correr las fuentes de mis venas. ¡No poder sufrir, no poder morir!" (Emilia Pardo Bazán, Dulce dueño, 1911)


Dio en el clavo, ya lo creo... mostrando que ciertos arrebatos místicos son rebeliones anibalescas contra la ordinariez. Visto así, ¿no parece el martirio una opción mejor que tener que aguantar estoicamente las miserias de la vida cotidiana? Y sobre todo, ¿no es ese misticismo una forma de inscribir el propio deseo en el cuerpo, del mismo modo que los dandys lo hacen? Y en fin, querido Aureal, yo quería hacer una entrada para ti en vez de contar esto, pero me doy cuenta de que de algún modo también sirve aunque no sea esto lo que quería contarte... pero me ha perdido la literatura. En nuevas entregas, nuevas visiones de la histeria y miopía de la ciencia, pero en esta misma línea, me temo y es que mi querida mística acaba encerrada en un manicomio, ya te lo anticipo :)
link3 comments|post comment

Más publicidad poco subliminal [Oct. 1st, 2006|10:17 pm]
tenbrinken
[mood |busybusy]
[music |The Brides-Invitation Only]

A ver, malditos, no tengo tiempo ninguno de actualizar: le debo una entrada a Aureal, lo sé. Pero entre mi próximo periplo a Madrid y mi tendencia a organizar miserias de toda clase, no hay tiempo. De modo que aquí dejo el testimonio fidedigno de mis andanzas... a ver si alguna alma se anima a apuntarse (a los alumnos de la UB les vale 3 créditos de libre elección; no miro a nadie lhazaros;, jeje)

Últimas mutaciones de Eva:
la representación de la mujer en el cine actual


Del 16 de octubre al 18 de diciembre
Todos los lunes de 19.00 a 20.30
Centre de Cultura de Dones Francesca Bonnemaison.
C/ Sant Pere més Baix 7, 2a, CP.08003 Barcelona





16 de octubre: Pilar Pedraza (Universitat de València)
Eternamente gatas

23 de octubre: Mercè Coll (Drac Màgic/UB)
Dones que maten

30 de octubre: Josep Maria Català (UAB)
La necesidad de Volver. La mujer en el melodrama post-realista

6 de noviembre: Beatriz Ferrús (UAB)
Cuerpos musculosos en pantalla: amazonas, desportistas,luchadoras.

13 de noviembre: Isabel Clúa (Grup Cos i Textualitat,UAB)
La Caputxeta és el llop: noves heroïnes adolescents

20 de noviembre: Marta Selva (Drac Màgic)
Embastats i sargits en les costures de la feminitat

27 de noviembre: Sara Martín (UAB)
La heroína mutante: Ellen Ripley, protagonista de la saga Alien

4 de diciembre: Isabel Santaulària (UdL)
¿Heroínas o víctimas? Clarice Starling y la carga de la tradición

11 de diciembre: Núria Bou (UPF)
El retorn de Persèfone

Y la sesión del 18... por confirmar pero bueno, en ello estamos. Más información: http://www.ub.es/cdona/cursos/eva.pdf.
link10 comments|post comment

Narratividad [Aug. 16th, 2006|04:19 pm]
tenbrinken
[mood |boredbored]
[music |Belfegore- All that I wanted]

Tras ocupar, inusualmente, el fin de semana en ver algunas de las novedades de ese ingenio, a veces infame, llamado cinematógrafo; después de tragarme impasible (es un decir) horas y horas de escenas innecesarias (¿he mencionado alguna vez mi intención de montar un club de fans de los directores de montaje???? Montaje racional y habitual ya!), observar tramas que no progresan o progresan tanto que se desmadran, historias que no tienen asidero ni raíz; después de invertir varios años intentando explicar a mis pupilos en qué consiste la narratividad, concepto claro y distinto donde los haya, sólo me queda decir:






"Mirror, mirror", Carrie Mae Weems.


Esto es narratividad y no atormentar al espectador con horas y horas de material insulso...¿acaso es tan difícil entender el concepto? ¬¬ Tsk, tsk, tsk ¡si los Lumiére levantaran la cabeza!
link11 comments|post comment

navigation
[ viewing | most recent entries ]
[ go | earlier ]